Formas sencillas de gestionar el dormitorio de un niño

 

Si hay algo que se sabe que va a pasar en casa, es que la habitación de un niño se convierte invariablemente en un gran desorden. No importa lo que digas o las estructuras que utilices para fomentar un resultado diferente.

Sin una atención constante, siempre se convierte en un desastre. Si tienes hijos mayores, el olor persistente de los calcetines viejos suele venir con la experiencia.

¿Está cansado de lidiar con ese dolor de cabeza? Si es así, aquí tienes algunas estrategias que puedes utilizar para mejorar la situación.

Ideas para crear una mejor habitación infantil

1. Mantenga todo lo más sencillo posible.

Cuando se crea una habitación infantil, suele aplicarse el principio de "menos es más". Te da más espacio para las áreas de juego mientras mantienes un lienzo neutro que funciona bien para las actualizaciones a medida que tu hijo crece. Si tienes un lugar para guardar los juguetes, algunas zonas de armario o guardarropa para la ropa y una luz nocturna, ya tienes lo básico.

2. Intenta mantener un espacio para la magia.

Los niños ven el mundo de forma diferente a los adultos. Mientras los padres navegan por las aguas políticas, se ocupan de los asuntos laborales y se preocupan por las facturas, los niños tienden a usar su imaginación. Si puedes fomentar estos rasgos con algunos artículos divertidos, verás que un toque de encanto a menudo puede mantener las cosas más organizadas.

3. Proporcionar un poco de ayuda.

Los niños suelen tener las habitaciones desordenadas porque ven todo el problema en lugar de trabajar en él por etapas. Si puedes entrar para ayudarles a recoger algunas cosas, puedes poner en marcha el mecanismo de limpieza. Muchos padres consideran que esta metodología funciona mejor que las consecuencias porque elimina la elección basada en el valor. Muchos niños aceptan acostarse temprano si eso significa que no tienen que limpiar.

4. Aumentar la usabilidad.

Si tu hijo no tiene un compañero de habitación, una de las mejores inversiones que puedes hacer es conseguir una cama alta. Aumentará el espacio utilizable en la habitación, a la vez que proporcionará un hábitat confortable para dormir. Cuando diseñes el espacio inferior, puede ser una zona de deberes, una zona de juegos o un rincón de lectura.

5. Añade más almacenamiento.

Cuando creas que has conseguido suficiente almacenamiento para la habitación de tu hijo, duplica lo que has comprado. Vas a necesitar más de lo que crees. Puedes añadir ganchos en las paredes para la ropa y los abrigos, cajones de almacenamiento para el desorden, o instalar una segunda barandilla para ampliar tus artículos colgados.

6. Encuentra un lugar para la privacidad.

Todo el mundo necesita alejarse del estrés que proporciona el mundo actual. El aspecto de cada habitación puede ser diferente para cada niño. Puede ser un escondite secreto, un sillón de frijoles o una tienda de campaña que se instala sobre la cama. Cuando los niños tienen un tiempo de calidad a solas, a menudo les permite organizar sus pensamientos y gestionar mejor su entorno.

Cuando la gente tiene un día difícil, la limpieza suele ser lo último en lo que piensa. Si les das un poco de tiempo, espacio y ánimo, a menudo evitarás las temidas luchas de poder.

Entradas relacionadas